10/11/2009

Arwen

Jamás pensé que escribiría sobre este tema, no por íntimo, si no por su ardua complicación de asociación. Y es hablar de mi primer amor correspondido, un amor casi perfecto. Tal vez tendría 15, no lo sé. Yo era un niño que tartamudeaba delante de una mujer, les tenía pánico.
Un día, alguien había abandonado un cachorro en la montaña, y decidimos hacerlo participe de nuestra familia. Al tiempo, aun pequeño el animal, contrajo una enfermedad, vomitaba y cagaba todo lo que comía. La llevamos al veterinario, y hablo de sacrificarlo, que difícilmente viviría. Su única oportunidad eran cuidados constantes, y darle de comer por sonda, y si había suerte, su cuerpo resistiría. La dejamos en el cuarto de baño, requería atención constante y una limpieza exigente, cada tarde a duras penas la llevaba en brazos al veterinario, no podía ni sostenerse. Allí la sondaban y “comía” para aguantar un día más. En casa, sufría fuertes diarreas y vómitos, y se consumía literalmente. Yo no me separé de ella, aunque me temía lo peor. Los días pasaban, y no parecía mejorar, creo que aguantó un mes el pobre animal. Ese animal era Arwen, una perrita con unos meses, y me dió una gran lección sobre la vida, que no aprendí conscientemente entonces. Sobrevivió, y con ello me enseñó a ser un superviviente, que mas tarde quizás me salvo la vida. Con casi 30 años aún lloro como un niño recordándolo. Tal vez ella confiaba en mí, y eso basto para hacerla resistir. Estuve muy unido a esa perra, sentía que me comprendía y su amor era incondicional. Casi todos tenemos amores casi incondicionales, venidos de nuestras familias, y pocos llegamos a ser mas amados que la propia vida, se que eras una perra, y jamás habría nada entre nosotros, jamás podre pagártelo, jamás te he olvidado.

2 Comments:

Anonymous marina said...

Es precioso, verdaderamente algo así nunca se olvida, es lo que, afortunadamente, nos hace mas humanos.

Besotes:)

10:02 p. m., octubre 18, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Nadie puede amar tan puramente ni confiar tan ciegamente.
Arañita

2:01 a. m., mayo 04, 2017  

Publicar un comentario

<< Home