10/08/2009

Energia Vital

Hoy recordé uno de mis últimos y más escalofriantes sueños, en realidad soñé en pasado presente y futuro, solo que no lo tenía claro. En este sueño era mayor, mis padres seguían vivos y mi hermano. Las ciudades habían evolucionado a un nivel mínimo, de hecho estaban casi igual. Los ricos habían creado su propia sociedad y ya no necesitaban al gentío. Los pobres estábamos muy mal organizados, y ya no se trabajaba, nadie quería ese producto. Lo único que poseíamos las personas que interesara a la supra sociedad, era nuestra energía vital. Esa palabra no se usaba, se denominaba “infusiones”. La metodología era sencilla, tenias que despertarte pronto, ir a un hospital, y hacer una gran cola con los demás mendigos. Cuando el hospital abría, una enfermera vestida de un blanco cristalino, te ponía unas sondas y agujas, te preguntaba cuando querías donar, y según cuanto te entubaba más o menos. La competencia era enorme, y la extracción larga. Nos quedábamos viendo una película, a veces repetida como en los autocares, mientras algo parecido a la sangre salía de ti y te ibas debilitando progresivamente. Cuando cumplían un cupo, cerraban las puertas del hospital, te daban tus “créditos”, que eran números en una máquina. Los bares ya no solo servían de lugares de ocio, eran lugares donde podías vender tus infusiones, solo que bastante más económicas. Nos reuníamos unos cuantos, y entubados hasta la médula, mirábamos la tele. Te quedabas en un derivado de letargo, donde no podías ni moverte, solo veías la tele. Era un acto aterradoramente normal, y su parecido con la realidad es cercano. Se vendían varios tipos de infusiones, y te ibas consumiendo para sobrevivir. Es muy posible que se trate de una fusión de mi situación en el coma, y mis miedos internos, vender tu alma a cambio de nada; prostituirse por la felicidad de otro que se cree superior, y asumir que lo es, y darle parte de la vida por ello.

1 Comments:

Anonymous marina said...

Espero que se quede en un simple sueño y que nunca se haga realidad.

Lo único de lo que tenemos que ser conscientes es de donar nuestra sangre en veneficio de todos.

Un beso enorme:)

9:54 p. m., octubre 18, 2009  

Publicar un comentario

<< Home