9/22/2009

Escalas de conciencia

A veces dedico de una a 2 horas después de despertar a pensar, otras menos consigo hacer viajar la imaginación ese tiempo, sin elegir yo lo que sucede o siento. Hoy recapitulaba sobre las distintas intensidades de conciencia. Tal vez el primer inicio de conciencia sea algo vivo, una célula. En un submundo de química y reacciones casi predecibles. Un universo donde todo tiene una función reservada, y donde la lucha por la supervivencia es brutal. En ese micro mundo la sola idea de independencia tiene consecuencias catastróficas, lo más parecido a un cáncer. Contradictoriamente el cáncer es vida para muchos, y muerte para uno, con el colapso final de todos. A una forma mayor, podríamos hablar de órganos, otra forma de vida con funciones especializadas, y no dejan de ser grandes acumulaciones celulares. Otra forma de consciencia superior, serian los insectos, y mas allá los reptiles. Con formas de obrar mas complejas y espaciadas, con ordenes mas consecuentes, sobrevive, reprodúcete, y muere para una mejor adaptación futura de la vida. Parece ser que esa orden sigue presente en el mayor estado de conciencia conocido, el hombre. El ser humano es un popurrí de conciencias, a veces similares al propio camino recorrido, a veces asustado de esta misma, a veces autodestruyéndose. Está claro que la tecnología evoluciono antes que nuestra humanidad y espiritualidad, a pesar de ello, es un hecho contrastado que la civilización nunca hemos estado preparados suficientemente para el cambio, llevamos millones de años haciendo un caso parcial a estos estados de conciencia, y hemos preferido la individualidad. A lo largo de la historia han nacido seres aparentemente, fruto de mutaciones, que entendieron una parte de realidad imposible de ver sin señalar. Nos han dado la oportunidad de ver la magnificencia del pensamiento, y la mezquindad genética que todos poseemos en mayor o menor medida. Un humano es capaz de inmolarse por un ideal o multitud, o se pueden sacrificar millones de vidas por una baja autoestima. Tales actos se ven reflejados en las distintas escalas de conciencia, pero en mucha menor medida. La individualización del hombre lo puede corromper con la ayuda del poder, la supervivencia implica control o sensación de ello. Es licito pensar que nuestras funciones, aunque complejas, son meros mecanismos cuasi previsibles, al igual que en escalas menores. No llegamos a saber parte de la realidad, pues nos falta una evolución física y mental. Es lógico pensar que la tecnología siempre avanza primero en cualquier civilización, y que esta acabara siendo el percutor que nos revele una conciencia mayor, aunque ello significará una selección natural artificial, el hombre mato a dios, y en el futuro matara a su ego, o dios y el ego, acabaran con él.

1 Comments:

Anonymous marina said...

La individualidad nos puede hacer grandes o insignificantes, todo está dentro denosotros, lo único que no debemos hacer es perder nuestro norte,

Un besote grandote.

10:48 p. m., septiembre 23, 2009  

Publicar un comentario

<< Home