12/29/2016

La vida es


Ver bailar a una mujer
Escuchar música sin anuncios
Todo lo que te rodea
Lo que te embute
Amarlo todo, y solo enamorarte de pocas cosas
Ver mojarse unas bragas
Hablar una persona mas de dos horas
No poder despedirte
Un beso donde la lengua tarda minutos en entrar
Un abrazo cuando lo necesitas
Conectar
Wikipedia, siempre que te creas 9 de cada 10 cosas
Que la seducción sea eterna
Cuando alguien te conoce bien y aun así le gustas
Masturbarse
Descubrir los sueños de alguien y hacerlos tuyos también
Ser valiente
Ver bailar una flor

El Bar

Uno de los intentos de mis padres, para integrarme en la sociedad, fue que trabajase en el bar de un amigo suyo. Por aquel entonces lo solían frecuentar, ese era uno de sus tres favoritos. No recuerdo ni el nombre del local ni del dueño, al que yo apodé "pajarito", debido a que le encantaba una canción horrible que hablaba de pájaros. Por aquel entonces salia con Emma, mi primera novia. A mis padres les caía mal: a ella porque ninguna mujer me merecía y él por ser mas fea que un luchador de sumo. Deduzco que eso, y mi fracaso escolar, hacían de mi el perfecto inútil. Así que me obligaron a ocupar el verano en ese asqueroso bar. En mi vida solo he trabajado en dos, pero he estado en muchos, y puedo decir que ese era el mas peculiar de todos. Era muy joven, y no pude apreciar la oportunidad que se me dio, servir en un sitio lleno de alcohólicos. Pajarito lo era, y lo odiaba a muerte, pero ese tipo era muy especial. Para empezar, su pareja había sido prostituta, y no hablo de una guapa. Le faltaban la mitad de los dientes y su cuerpo estaba malamente hinchado, debido a la mala vida. Aun y así, se enamoró de ella y la sacó de la prostitución, con un par de huevos. Pajarito acostumbraba a beberse los quintos de cerveza como agua, y no solo eso, daba de beber a otros. Cada mañana venía un hombre pidiendo un coñac para empezar la jornada. Ese sujeto, solía hacer recados para el pajarito. Un día pregunté por que aquel ser bebía como una esponja, y resulta que un día perdió su trabajo, junto a él, también mujer e hijos, y mal vivía en una pensión. Cerca del antro donde trajinaba, quemaron viva a Rosario (Charo). Ella era una mujer venida a menos, debido a las drogas. Luego las substituyo por el vino, y acabo muriendo en el mismo lugar donde empezó a trabajar. Su única hija, Xantal, escribió en una carta:
"Potser un dia com avui la meva mare hauria decidit que havia de començar a acceptar ajuda per tornar a ser qui havia sigut", lo que traducido sería "Quizá un día como hoy mi madre habría decidido que habría de aceptar ayuda para volver a ser quien era".
Yo mismo, he cometido errores, como intentos de suicidio, y por suerte, hubo gente que me supo comprender bastante o casi nada, que no es lo mismo pero es igual. Tal vez no tenga oficio ni beneficio o  futuro. Ni antes ni ahora hubo certidumbre. Tampoco la hubo en mi dudosa rehabilitación. Todas esas personas buscábamos poder sobrevivir un día mas en un mundo cruel y vacío. Yo tuve suerte, y ojala los demás hayan o hubieran podido alargar sus oportunidades. Cada uno es como es, y puedes y debes ayudar si alguien te pide ayuda, pero hasta entonces, intentar cambiar a alguien, es una forma de odio. Comamos caramelos de alcohol, de droga o fármacos legales, pero démonos una y mil oportunidades, nos lo hemos ganado por conseguir seguir vivos; al fin y al cabo, nada de lo que amamos tiene sentido si uno ya no existe.

10/26/2016

Ser especial


Hoy me dijeron que me envidiaban por como sentía las cosas, por como encontraba gente especial, aunque a veces me salga mal. Que me tenían celos por ser único. Seguramente mucha de la gente que me conozca, se reirá de ello. Algo que me entristece enormemente es que ni mi familia lee mis textos, ni mi fallecida madre lo hizo en vida, pero tal vez si hay otro mundo, espero que lo haga, porque realmente he escrito unos pocos que merecen la pena. Sinceramente, sentir así me mata, tanto internamente como externamente. Hace unos días, mi mejor amigo (que tampoco me lee) me dijo que era especial. Creo que en 20 años no me lo dijo antes. Según él, lo que me hace especial es mi mente, y como una persona llena de traumas, puede intentar domarse. La verdad es que hoy me siento como una mierda, pero a veces me sorprendo al salir de una meditación larga, sintiéndome orgulloso por donde he llegado. Puedo decir arrogantemente, que soy el
desgraciado al que intenta timar hasta su hermano, que soy tan patético que puedo pasarme llorando media hora mientras se me cae la baba, que he intentado ayudar a un drogadicto que sangraba mientras su amigo me partía la cabeza con la hebilla del cinturón, que he creído por amor lo que haría dudar a un niño de 12 años, que he querido a alguien mas que a mi mismo, que he escrito libros para que los lean una docena de personas. Nunca seré famoso ni rico, estoy matando a mi ego, para poder ser Yo y no un ser plagado de miedos y necesidades. Estoy listo para el día de mi muerte, porque yo si he vivido mi vida, hazme caso y vive la tuya.

4/09/2016

Domesticados por el ruido



Recuerdo cuando conocí a Montse, me recorría una sensación de fortaleza tan grande, que era hasta insultante. No sentía ni la necesidad de llevar ropa encima, de echo a veces la acompañaba a salir, completamente desnudo, sin miedo a los vecinos, imagino que para ella sería una putada, pero para mi, eso ya no tenía sentido,y hay que tener en cuenta que siempre fui muy cuidadoso con ello, por no estar bien dotado, tal vez rozando la media o algo menos, pero nada de lo que presumir. También he de aclarar, que no puedo regocijarme en esa época, pues habían elementos virtuales que yo tomaba como reales, y eso no era fuerza genuina. Por esa época conocí a un grupo de música llamado "columpio asesino"; no tienen grandes canciones, pero en una de ellas la letra dice: 

tumbado en la cama me miras asustado,
como un corderito a sacrificar.
y eres carne atada sobre una parrilla
esperando nene a que te de la vuelta.
y me quieres engañar pero estás domado.

Precisamente esta mañana fui al notario, con el cual hay ciertos problemas de papeleo, y no se si fue una decisión inteligente mi manera de actuar, pero me encendí, y volví a ese Cristian al que le sudaba la polla lo que el mundo pensase caiga quien caiga, porque estaba abalado por la fuerza interior. La fuerza interior, es algo así como una inercia que nos dan desde que nacemos, esa fuerza va perdiendo potencia, hasta que cuando se para, morimos. A veces, el cuerpo dura mas que esa inercia, y en menos casos, dura mas la mente, pero al igual que un árbol al caer en un bosque, produce un ruido estéril si nadie lo escucha, con el cerebro pasa igual, si no hay algo vivo en una mente, cualquier ruido que haga un cuerpo, es árido para el alma. 
A la noche fuimos a una discoteca, y aunque podría hacer la típica crítica de quinceañero que pretende sorprender con su profundidad a una chica, para bajarle las bragas (me añado al ejemplo), no lo haré, simplemente vi lo que fui, y lo que cristalizado, domado y castrado, contemplé. Antaño, era un puto radar, observaba todo, analizaba, concluía, prejuzgaba; ahora se que eran buenos tiempos, y hoy era incapaz de ver las señales de las mujeres que buscaban sexo (o simplemente estaban abiertas a sugerencias), los moscones, los rezagados, los grupitos de amigas que se auto-protegen para mantenerse fieles, y toda la fauna de la noche en general. Pero también allé un atisbo de esperanza antes de irnos; era un hombre con una mirada familiar, que sin duda reflexionaba con total control, el panorama. Su mirada era inteligente, y se cruzó con la mía, y vi a un vampiro emocional que reconocía a otro, porque yo un día tuve esa mirada de supervisión sujetada por la fuerza interior. Tal vez todo se trate de una paja mental, pero yo soy un tipo raro, un tipo que no quiere morir antes que su cuerpo, y al que le preocupa enormemente eso. Creo que si he llegado hasta aquí, es porque esa fuerza que me empuja y se revuelve, sigue viva, y que me grita a la oreja un "Que mas da! 
Que mas da que sea minusválido, que mas da que a veces se me caiga la baba o los pedos, que mas da que casi nunca me peine, que mas da que a los demás les molesten mis actitudes, que mas da que la mitad de la gente con la que me comunico, deje de prestarme atención cuando soy un poco rebuscado. Las raíces destruyen el asfalto, con sus movimientos casi pasivos, y carecen de ego y prisa; todo eso solo imposibilita cualquier mella en un tiempo mínimamente trascendente. Que mas da todo eso! No, aunque mis demonios busquen la seguridad del momento, la comodidad y estabilidad, no voy a prostituirme por un escudo sentimental o un sofá tapizado de inmortalidad. Todo eso es miedo, simple y puro, miedo a ser uno mismo y dejar la manada. Es hora de ir dejando el ruido de mi exterior y escucharme a mi mismo en silencio, porque si no, nunca llegaré a saber quien soy y quien quiero ser, tu, odiado o querido lector, haz lo que te salga de los huevos u ovarios.



6/22/2015

La tienda de Lolin



Cerca de casa de la abuela, había un montón de tiendas, yo no entendía de eso, solía vestir con chandals que parecían pijamas, que solo se diferenciaban en que los vestía de día. Era un niño muy práctico, eso era lo más cómodo; ¿para que llevar pantalones que picaban o eran duros?, ¿Para qué llevar zapatos rígidos que no permitían correr? Un día me llevaste de tiendas, desconozco si solías ir tu sola, pero ese día yo era tú paquete no empaquetado. Te metiste en varias tiendas, hasta que acabaste en una tienda llamada “la tienda de Lolin”. Estuviste horas allí, tan rápido que elegías mi ropa, y tú pasaste la tarde eligiendo la tuya. Cuando te miraba, solía ver a la mujer más hermosa del mundo, hasta era celoso porque pensaba que papa era muy feo, y veía a los hombres comérsete con los ojos, y temía perderos a los dos. Ese día, me pareciste estúpida. Ahora se, que al igual que yo puedo pasarme horas jugando a un videojuego, las demás personas también tienen aficiones que viven con una intensidad parecida. Creo que toda esa ropa, era para ir a Menorca, a la que fuimos tú y yo. Me llevaste a varias playas cristalinas, e intentamos ahorrar comprando en supermercados, pues una lata de refresco, valía unas 15 veces su precio en un chiringuito. Fue una época divertida, estuve muy unido a ti, y me gusta recordarte así. Nunca fuiste muy lista, pero eras divertida, preciosa y nos queríamos, requisitos de sobras para la mayoría de humanos, y para un niño más aún. Con los años perdiste la magia, te fuiste a vivir a la casa de campo, y para ir a verte teníamos que hacer casi cada día unos 70km, despertarnos pronto, y mucho tiempo en coche. Te engordaste tanto y tan rápido, que a veces tu intestino asomaba por tu ombligo, y pasabas muchas horas en la cama. Entonces nos pedias una bolsa de guisantes congelados, y te la ponías hasta que volvía a meterse. Creo que usamos la misma bolsa durante años, y si desapareció fue porque acabaste haciéndolos en algún plato. En esa época, solo fuiste a peor, a mucho peor. Cocinabas cosas en mal estado, y comernos uno de tus tupers, era arriesgarse a ir de diarrea una semana. De hecho, desconocía que una persona sana hace deposiciones una vez al día. Te he llegado a odiar, odiar mucho, y a tenerte asco. Cuando estaba en coma, y te veía en sueños o estabas cerca, me convulsionaba para que te fueses. En realidad, mi tumor fue como el odio que te tenía, fue creciendo lentamente hasta volverse un incordio para mi celebro, y cuando ya por fin, aprendí a comprenderte, el odio se disolvió y mi tumor dejó de crecer, como una lenta bomba de relojería puesta al nacer, que desactive antes de explotar. Supongo que parte de los retos que me impuse antes de nacer, fue dejar de odiar, y tú eras mi prueba de fuego. El problema, es en lo que te has convertido tú, un monstruo. Atraes a la gente de la peor calaña, y autoflajelas a papa, que desea dolor por sus errores. Sé que esto no lo leerás viva, pero que llegarás a recibirlo. Hoy volví a oír la frase de “que se mueran los tontos que nunca supieron dar lo que tienen, por miedo a perderlo”, y esa misma frase podría ser la lección de muchas vidas perdidas. Papa y tú fuiste conquistado por el miedo, y yo tarde casi 30 años en entender que cuando más das, menos necesitas. Es imposible saborear algo enteramente, hasta que te privas de ello y ves a otro comérselo, no porque te lo quite, si no para vivir la experiencia a través de sus ojos y manos. Si consigo hacer sentir algo a alguien, empatizo y lo vivo con su cuerpo. Mama, te quiero, no sé porque sigues viva hoy, pero desde tu ignorancia actual a tu sabiduría venidera, te digo que no pasa nada, no supiste hacerlo mejor, ni yo, pero lo que cuenta es superarnos a nosotros mismos, sin compararnos con los demás; mañana seremos mejores, hoy aprendemos de nuestros errores. 

6/20/2015

Carta al banquero



Le escribo esta carta por 2 motivos, uno es mi problema para que me entienda, otro porque usted puede apelar al tiempo, al estado de ánimo, y otras excusas mentales, para hacer caso omiso de mis palabras. Claro que usted puede tirar esta carta o limpiarse el culo con ella, pero entonces, usted habrá desaprovechado la oportunidad de ser mejor persona, y un día acabaran diciéndole que se lo advirtieron.
Sin tener en cuenta la familia, amantes, hipotecas, y demás obligaciones autoimpuestas, usted es persona, y usted está trabajando para una empresa, que juega con el tiempo de la gente. El dinero es una cosa que te dan, por un dinero de alguien ganó gastando un tiempo de su vida haciendo o haciéndole hacer a alguien algo. Pues bien, personas como las que mandan en esta empresa, se encargaron de que todo el mundo que viviese en un país mínimamente organizado, necesitara meter su tiempo en un banco, porque si no tener un mínimo de calidad de vida, se hace muy cuesta arriba. En el paquete de clientes, se incluyen todo tipo de personas con variadas dificultades, jubilados, minusválidos, analfabetos, etc. Las empresas como la en la que trabaja, se encargan de limpiar su cara, colando mensajes falsos (publicidad), entre los únicos momentos de ocio de muchas personas, que llegan a casa agotados, por invertir su tiempo en horas de trabajo, para poder pagar facturas, no contentos con obligar a la gente, a meter su tiempo en sus cajas fuertes, les lavan el cerebro con la publicidad, y para más recochineo, les cobran comisiones, alegando un esfuerzo que en su mayoría de casos, suele hacer un ordenador, que hace millones de procesos, por segundo. Eso sí, su empresa alega que da intereses, que a menos que tengas inmensas cantidades de tiempo, no te sirve ni para pagar sus impuestas comisiones. Los bancos, suelen blindarse con miles de cláusulas legales, que te hacen firmar. Esos textos, están encriptados expresamente para que no te enteres de una mierda, y firmes por vergüenza o pereza. Para un banco, el tiempo es un mero decimal, una mera cifra imaginaria, ya que en realidad, no tienen el dinero total, de todas esas personas y borreguitos, son, vendedores de humo. Llegan a tener los santos cojones, de dar hipotecas asegurándose de que si no cobran, echaran a la Puta calle a una familia a la calle, ayudados por la policía, ya que es la ley, leyes que suelen ser escritas por políticos financiados por empresas como la suya. Ellos nos guisan, ellos nos comen.
Así que cada vez, que alguien como usted, me dice que no me cobraran comisiones, y lo hacen, sepa que su empresa se aprovecha de su imagen, para intentar hacerme un poquito más viejo e infeliz, y si yo compruebo que ustedes (ya le incluyo en la trama), me están cobrando comisiones, gasto parte de mi tiempo y de mí y de mi posible felicidad, por el mero hecho de comprobarlo.
Quizás usted este justificándolo todo, pensando que usted solo hace su trabajo, usted es un mero sicario, que roba tiempo con una sonrisa en la cara, un boli en una mano, y un caramelo en la boca, usted solo tira bistecs envenenados a perros que se los comen, usted solo trata de alimentar a su familia y demás obligaciones autoimpuestas, porque usted es más importante, que las otras almas, usted es el elegido por los dioses.

Ahora, no me responda, hagamos como si usted no hubiese leído esta carta, me importan un comino sus respuestas, si puede hacer que me devuelvan las comisiones, hágalo, si no puede o no quiere, ni se moleste. Limítese a cerrar mi cuenta, y si tiene ética, aún está a tiempo de hacer un mundo un poco mejor.



Nota: Esta carta no pudo ser entregada por motivos personales, pero tanto este texto como otros, pueden ser usados o reciclados para uso personal, o sin animo de lucro, respetando los derechos de autor.

1/18/2015

Me llama la noche

Está llegando el momento, lo sé, se me eriza la piel. Los últimos rayos de luz se van deshaciendo a sombras, y el olor ya se infiltra en mí. A través de él, se clavan en mi cerebro imágenes de victimas pasadas y futuras. Me da igual su pecado o inocencia. Su error fue creer que la seguridad les alargaría sus vidas. Encerrados en sus hogares, engordándose como cerdos, acumulando grasas que pronto serán las mías. Hay algo dentro de mí, es difícil de explicar. De día soy ese ser, al que todos aman. Cuando pestañean saben que encontraran la misma cara amable que dejaron de ver instantes atrás. No imaginan que horas más adelante, me va a poseer la bestia. Es una fuerza de la naturaleza que no tiene cara, pero es puro musculo. Ya dije que es difícil de explicar hacia las almas vírgenes, que no sentís la electricidad que motiva a cada célula de vuestro cuerpo. Ya llega la noche, no voy a intentar resistirme a la sed, está siempre me alcanza y adelanta. Llevo todo el día pensando en estos momentos, es una mezcla de placer, turbación y culpa. Pero la culpa solo es diurna, ahora toca matar. Me deslizo sinuosamente por la ventana, nadie se ha dado cuenta. La oscuridad es mi aliada, me lamo los dedos buscando un objetivo indefenso. Ya te he localizado, pronto sentirás mi ira indiferente. Me relamo mientras ignoras tu corto futuro. Mis orejas se tuercen hacia ti, mi cola se tensa, y sin darte tiempo a gritar, hago un maullido mientras salto hacia ti, y mis garras desunen tu yugular.

Hoy ya no es tu día.

9/18/2014

Alzheimer

Las dificultades a veces son oportunidades para empezar de nuevo. Atajos del alma para probarse a si misma. Eso le pasó a mi abuela, una mujer seria que jamas tuvo infancia, y de mayor... De mayor quiso olvidarlo todo, y poco a poco volvió a ser niña. Por aquel entonces, poco se sabia del alzheimer. La mera palabra, asustaba a los médicos, y hacia llorar a mi madre. Para mi fue como tener una hermanita, ya crecida, pero una niña al fin y al cabo. Le encantaba tejer, lo hacia como los ángeles, pero irónicamente solo hizo una única prenda, que le costó años. Mi abuela adulta, era aburrida y sosa, pero mi hermanita menor pero mayor, era muy alegre. Recuerdo sus charlas mientras hacia los deberes, nos reíamos de tonterías. Siempre tejía la misma bufanda, yo por la noche, descosia lo hecho durante el día. Puede sonar malicioso, pero es una enfermedad muy dura, tan dura que te obliga a romper la lógica en la que nos encerramos cuando creemos ser adultos. Pero ella era feliz, siempre ilusionada con una bufanda semieterna, que me quería regalar para mi cumpleaños. Yo cumplía años cada mes, de esta manera, mi abuela me vio crecer, es mas, su mente era tan frágil, que pudo ver como me casaba, y como tenia hijos. Todo fueron montajes, pero nos hizo muy felices viéndola renacer de nuevo. Con el tiempo, mi abuela olvidó quien era yo, y me inventaba historias y situaciones, para que su alma pudiera experimentar, lo que en una situación normal, le hubiese costado varias vidas. Fue una niña muy feliz hasta los últimos años de su vida.
Su enfermedad le hizo olvidar lo que ella creía ser, pero ella me enseñó, que cada día es una nueva oportunidad, para perdonarse, y aprender la olvidar, la muerte, solo es lo que tu memoria, quiera recordar; y mi abuela no murió, solo cambió el recipiente donde su memoria existia.


Pequeño cuento poco trabajado para una asociación de alzheimer, aunque, como imaginareis, no fue aceptado

La esencia del Yo 5 años después

Alguien me hizo recordar uno de mis textos, en él hablaba del Yo, de lo corta que es la existencia de este, de sus mezclas, y pureza. Ese texto lo escribí el 11 de junio del 2009, en una madrugada, como muchos de mis textos. Me doy cuenta, que ese día fue mi cumpleaños, y esa noche, fui bendecido con la inspiración. No es que escriba otra persona mis textos, pero en cierta manera somos como mínimo dos. Desde niño ya destacaba en mí una capacidad innata para sentir ciertas percepciones y conceptos, como un ADN mental de ideas no definidas. Son cosas que se, pero necesito trabajarlas para darles un sentido, y una vez meditadas, escritas y publicadas, son admitidas. Después de 5 años, leo ese texto y percibo que es bastante bueno, y bastante acertado, sin embargo, aunque en él hay toneladas de confianza en uno mismo. Antes tal vez, confiaba más en mis razonamientos, porque tenía menos experiencia. Así es, cuanto menos sabemos más confiamos en algo, y cuando más profundizamos, más ignorancia e incompetencia encontramos en el horizonte de respuestas. Antes, confiaba mucho en mi percepción de que estábamos divididos en 3 partes, cuerpo, mente y subconsciente, pero gracias a mis experiencias con ciertas substancias y meditaciones, he conseguido sentir y escuchar a la mente, desde otro plano de existencia, y no me refiero a lugares remotos. Mi lugar de percepción real, parece ser detrás de los ojos, aunque en realidad depende del momento, pues puedo ser, detrás de las manos, en mi nariz, mi boca… resumiendo, existir, es sentir y pensar aparentemente, pero con estados alterados de conciencia, la cosa cambia, y te puedes situar, más atrás de ti, siendo una persona, que ve y siente a través de otro. Así, puedes oírte pensar, sentir tu cuerpo en la distancia, reclamando sus necesidades, o descartando lo que le hace sentir incómodo. Incluso, puedes oír el eco de tu subconsciente, que parece actuar egoístamente, como si de otro ser se tratase. Y quien soy yo cuando estoy en tercera persona? Soy un pequeño destello noble, que apenas se me escucha y oye, que tiene poco autocontrol sobre el resto. Mi conclusión seria, que soy un domador, rodeado de una bestia salvaje (cuerpo), un hombre (mente), y un depredador egoísta (subconsciente), los 3 están encerrados en el cuerpo de esta bestia salvaje. Yo soy los 3 a la vez, con los recuerdos de esta parte noble innata desde nacimiento, y si, podría decir, que eso es mi alma, mi alma a la que todos quieren imponerse. Hablar del alma como algo “científico” puede parecer algo contradictorio, pues impone un salto al vacío hacia lo desconocido, pero es un camino que elijo por voluntad propia, cuando desde niño en la escuela, nos imponen la lógica, que es otro paso al vacío que lleva a otro y a otro, acabándonos llevando hacia el vacío absoluto. Pero algo tan básico como 1 más 1 puede hacerte dudar, porque si dos cosas no pueden estar en el mismo lugar, porque se pueden sumar? (aparte de que no existen cosas iguales, a lo sumo, parecidas). Basamos nuestro universo en conceptos humanos, humanizamos a este y a dios dándoles principios y finales, exactamente cómo hacemos con nuestras vidas de carne. Nos atrevemos a dictaminar y dar como ciertos, conceptos que serían como pedirle a un perro, que defina que es un dios para él. Ser uno mismo, o sea ser un Yo puro, es el contrario de tener que decir constantemente “a mí me gusta”, “yo soy”, “yo quiero”, “yo tengo”, “no puedo”, “debo”, y derivados, el Yo no vive en el pasado, futuro o forma, el Yo es el momento eterno, que evoluciona sin limitaciones, o se estanca y se limita. Mi Yo real, ni se apega ni se dictamina, mi Yo, no conoce límites, pues siempre vivirá para sumar en cada momento de su eternidad, al igual que el tuyo.


http://kevedo.blogspot.com.es/2009/11/la-esencia-del-yo.html