10/08/2009

No es oro todo lo que reluce, ni mierda lo que apesta

Carmen tenía pocas cosas en la vida, veía programas de televisión sobre juicios triviales y culebrones re cocinados. Había estado enamorada en secreto de un tal José/Luis Alberto unas 25 veces, aunque tenía marido formal. En secreto, soñaba que aparecería en su cuarto de baño, le levantaría la faja, y la depilaría. Su sueño no llego a despertarse, y una mañana de frio su marido falleció. Sus continuos gruñidos y quejas de artrosis fueron a parar de forma continuada a los oídos de sus amigas. Nunca fue una gran compañía, se aburría tremendamente de su colección minimalista de vivencias, eran tan pocas, que creía firmemente haberlo visto todo. Sus amigas al igual que ella, estaban desilusionadas y vivian ansiando la felicidad de las revistas del corazón. Culpaban a sus maridos por no ser príncipes azules, si no, marrones, que no habían sabido hacerlas feliz.
Un día, En un lugar lejano, Alfredo y su novia, se quedaron sin casa, y las circunstancias de la vida les hicieron tropezarse con Carmen la infeliz. A Carmen le iba perfecta la compañía, una pequeña ayuda económica, y que le podaran las uñas de los pies. Encontró en la novia de Alfredo, un maniquí vivo, que parecía interesarse por esa vida malgastada.
Carmen: Mi madre siempre decía que éramos muy distintas.
Novia (Anna): ¿A si?
Carmen: Si, decía que yo tenía la boñiga más bonita que la de mi hermana, que ella la tenia desordenada.
Anna: ¿La boñiga?
Carmen: ¡Si mujer! ¡El higo! ¡El xoxooooooooooooo! ¡Mi hermana tiene un xoxete horrible!
Anna: Ahhhh…
Un día, cocinó un estofado compacto y contundente, los garbanzos, judías, carne, y demás mejunjes, comenzaron a formal pólvora en el estomago de Alfredo…
Alfredo: ¡Prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrzzz!
Carmen: ¿Has oído eso?
Alfredo rojo y avergonzado: ... No…
Carmen: ¿Y lo hueles?
Alfredo: … No…
Alfredo se escaqueo y Carmen se quedo pensando…
Carmen .oO( Que raro… Huele como los pedos de mi marido… ¿Se estará comunicando conmigo? Qué raro…)
Más tarde pasaba Anna por allí…
Braguita de Anna en máxima tensión: ¡Prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz!
Carmen: ¿Has oído eso?
Anna con ano rojo: … No…
Carmen: ¿Y lo hueles?
Anna: … No…
Anna se esfumó y Carmen se quedo pensando…
Carmen .oO(Que raro… Huele como los pedos de mi marido… ¿Se estará comunicando conmigo? Es la segunda vez… Que feliz me hace que vuelva a por mí… se habrá vuelto un romántico…)
Ese día Carmen estaba muy contenta, incluso no vio la tele, ese día estaba enchufada a sí misma.
Carmen: Sabes Alfredo… creo que mi marido ha vuelto… jiji…
Alfredo: ¿A si? Yo no lo he visto…
Carmen: Ni yo… pero lo he olido… jiji…
Alfredo pronto dedujo a Carmen, y entendió que el motivo por el cual ella deseaba volver a vivir, era pensar que su marido, aun la quería. Puso gran esfuerzo y fue tirándose pedos por la casa, a diario, como un ladrón que deja su sello físico/espiritual.
Carmen estaba más contenta que un cura pedófilo, había recuperado sus ganas de vivir, si es que su memoria se acordaba. Alfredo mantenía un estricto régimen a base de Lácteos, carne grasienta, pastelitos de la pantera rossa, repollo, brécol, lentejas, frijoles y chicles.
Carmen ahorró para poder traer a una espiritista una noche a casa, Alfredo había acumulado cantidades aerostáticas para hacer feliz a Carmen. Las dos mujeres, se sentaron en la mesa del comedor, y la bruja sacó una guija portátil del bolso, y la desplegó como un parchís.
Bruja: Espíritus del mas allá y mas “paki”; Espectros, meigas, duendes y bicharracos, yo os invoco a esta salta casa. ¡Manifestaos! ¡Os lo ordeno!
Alfredo en otra habitación: ¡Prrrrrrrrrrrrrrtzzzzzzzzzzz!
Bruja: ¡Dios! ¡Es un espíritu poderoso! ¡Su marido era un ser con mucha luz!
Carmen: Siempre fue muy “apañao”
Bruja: ¡Danos una señal!
Alfredo escondido: ¡Prrrrrrrrrrzzzzzzzzzztttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt!
Bruja: No hay duda, se trata de una psicofonía en toda regla.
Carmen: De pequeño cantaba en el coro de monaguillos.
El aire comenzaba a hacerse más sólido.
Bruja: ¡Ozuuuuuuuuuuu! Se está manifestando con olores ¡Se trata de un espíritu de 4º nivel! ¡Su marido es muy poderoso!
Carmen: Trabajaba de portero en un edificio con un bufete de abogados, algo se le debió pegar.
El pobre esfínter de Alfredo se derrumbó ante tanta presión, y soltó una traca con meteoritos.
Alfredo: ¡!!Prrrrrrrrrrracaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
Bruja: ¡Joder! ¡Aquí huele a mierda! ¡Esto es más bien una pedofonia!
Carmen: ¡San Antonio protégenos!
Alfredo salió de su escondite atontado por la distensión de su esfínter.
Bruja: ¡El espíritu ha poseído el culo de ese joven!
Carmen: ¡Pobre Alfredo!
Bruja: ¡Solo un beso en la zona poseída podrá romper el hechizo!


Fin...


Basado en una historia real.

1 Comments:

Anonymous marina said...

Increible.

Besotes.

9:48 p. m., octubre 18, 2009  

Publicar un comentario

<< Home