10/28/2010

Cuando era niña


Cuando era niña, todo estaba previsto, me prepararon para ser, una maquina de impulsos reacciónales. Mis juguetes eran muñecas y bebes, cocinitas y vestiditos. Aprendí a cuidar niños, a ordenar cosas, a cocinar y combinar. Más tarde me dijeron que yo era una princesa, y que toda mujer tiene su príncipe azul; yo siempre fui la protagonista de Disney y de los cuentos.
Mi padre no paraba de decirme lo guapa y lista que era, hasta creí que solo me quería por eso, si un día me volvía fea y tonta, iba a perderle, y lo peor de todo, seguramente era verdad; los padres suelen querer mas a sus hijos perfectos, el ego difícilmente aceptara, que lo mejor de nosotros, es peor de lo que siempre creímos.
Así me fue, madre a los ventipocos, divorciada de un idiota que follaba de puta madre, tanto, que era de muchas. Y mi hijo, feo y gordo, un pequeño deforme inútil, que solo hace que llorar, pero… a fin de cuentas, me quiere de una forma tan pura que desconoce que solo lo hace porque sin mí, moriría a los dos días. A medida que crezca, me mandara a tomar por culo, y de mientras, yo, trabajando como una desgraciada, hasta que sea mayor de edad, haciéndome perder, lo mejores años de mi vida. ¿Y todo porque? Para ser útil a una sociedad que apunta mi nombre, para no olvidarse de mí, que me hace llevar un papel para demostrar mi humanidad.
Como la sociedad soy yo; lo primero que veo en una persona, es su contribución favorable a mi vida. En 2 minutos se, si será útil en mi vida, cerrándome yo misma, las posibilidades de ser feliz.
Es cierto, que la miseria humana, sale a relucir junto al deseo.
¿Y quién tiene la culpa? ¿Mis padres por educarme así? ¿Son los responsables de mis recurrentes decepciones y sus depresiones? No, porque ellos, están igual o peor que yo, viviendo vidas de mierda, a punto de ser acabadas.
A ellos les enseñaron las mismas gilipolleces, y tropezaron, al igual que sus abuelos. Me doy cuenta, de que el mismo Jesús, si sabía que iba a morir con sus decisiones, premeditó abandonar a su familia, y si por casualidad resucitó, lo dejó todo de nuevo. Buda, también renunció de mujer y prole, y se fue, como el hijo de dios, a vivir su vida, tal y como la creían ellos. Einstein, el hombre más inteligente que cago la tierra, también se desprendió de su familia. Tres hombres de indudable importancia mundial, tomaron la misma decisión, y yo, atada a un ser que me obliga a quererle tanto como a mi vida; estoy harta de vivir entre personas con miedo a ser felices, personas con miedo a compartirse, personas ignorantes, personas que son sus padres, personas frustradas, personas esclavas de sus cuerpos, personas que viven en conciencias de otros, personas con corazones de máquina…
Los seres humanos, tienden a moldearse como individuos, en base de sus necesidades y finalidades.
Hemos seguido una conspiración de autoengaños personales, sociales y familiares, sobre formulas magistrales de finalidad y felicidad.
Pero, cuando era niña, nadie me enseño a dejar de ser individuo, para ser yo misma.


Texto basado en un sueño. Deseaba alcoholizarla, subido para descarga gratuita, en http://www.bubok.com/libros/19352/Deseaba-alcoholizarla
Zulo impersonal, de descarga gratuita, en http://www.bubok.com/libros/17305/Zulo-Impersonal

1 Comments:

Anonymous ari said...

me ha gustado mucho

9:03 p. m., octubre 31, 2010  

Publicar un comentario

<< Home